Mapa mental

Un mapa mental es una técnica que permite desarrollar, de manera visual, diferentes conceptos y las relaciones entre estos, partiendo de una idea o palabra clave.

¿Qué es?

Los mapas mentales son representaciones gráficas de ideas o conceptos estructurados jerárquicamente partiendo de una idea central. Son muy útiles a la hora de asociar ideas, relacionándolas entre sí, creando subtemas que se organizan y anidan.

¿Cuándo se utiliza?

Se trata de una herramienta muy versátil, ya que se puede utilizar a lo largo del proceso de definición o ideación:

  • Definición: permite clasificar y ordenar las ideas extraídas del proceso de investigación, estableciendo relaciones jerárquicas entre ellas y ayudando a recordar la información. 
  • Ideación: es una herramienta muy utilizada en talleres de ideación, ayudando a presentar ideas, relacionar conceptos y motivar la creatividad.

Sin embargo, el empleo de mapas mentales no se reduce meramente al ámbito pedagógico y empresarial, tiene otras aplicaciones en otros ámbitos. Por ejemplo, se puede utilizar también para tomar notas o realizar resúmenes.

¿Cómo se hace?

Todos los mapas mentales se desarrollan en torno a un concepto clave que se suele ubicar en el centro, ya que suele ser común el uso de una estructura radial. Sin embargo, el tema a tratar y la creatividad determinará la mejor estructura de nuestro mapa. 

Durante el proceso de creación se pueden utilizar palabras clave, dibujos, símbolos, abreviaturas, signos o cualquier técnica que ayude a la organización y asociación de conceptos. Se deberán utilizar líneas para reflejar la relación entre los diferentes conceptos o ideas. 

De manera general, se pueden describir tres sencillos pasos que nos ayudarán al proceso de creación de un mapa mental:

  1. Establecer el objetivo al que se quiere llegar a través de la ejecución del mapa mental.
  2. Escribir el concepto clave en un lienzo en blanco.
  3. A partir de este concepto clave, se irán apuntando las ideas asociadas. Es en esta parte del proceso en la que daremos rienda suelta a nuestra imaginación y la creatividad. Durante esta fase será esencial colocar las ideas en orden jerárquico.
  4. Asociar todos los conceptos a través de líneas. Este es el momento de establecer un orden visual a la jerarquía de las ideas.

 

 

Última actualización 19 enero 2021