Tests con usuarios

Los tests con usuarios son un método de evaluación de la usabilidad que permite comprobar si las interfaces y los procesos de interacción están bien diseñados y si los usuarios encuentran obstáculos y dificultades para lograr sus objetivos.

¿Qué es?

Este test es una técnica que permite recoger información cualitativa para entender cómo utilizan los usuarios un producto.

Durante el test se pide a los usuarios realizar una serie de tareas para interactuar con el producto, lo que nos permite descubrir:

  • Cómo navegan por el producto.
  • Por qué llevan a cabo ciertas acciones.
  • Qué problemas se encuentran.
  • Qué valoran positivamente.
  • Qué funcionalidades o aspectos echan en falta.

Estas cuestiones, entre otras, nos permiten mejorar el producto para conseguir que la experiencia de nuestros usuarios al utilizarlo sea la mejor posible.

 

¿Cuándo se utiliza?

Aunque lo ideal sería poder hacer tests con usuarios en cada fase del proceso de diseño, cuando esto no es posible, lo recomendable es llevarlo a cabo en fases iniciales para así poder obtener conclusiones y nuevas líneas de acción para el diseño del servicio o la herramienta. Esto se suele llevar a cabo en proyectos en los que se debe plantear un rediseño de un servicio o herramienta ya existente.

En el caso de SDA, se valora cuándo realizar los tests en función del servicio o herramienta que se trabaja. Por ejemplo, en el caso de la sede electrónica, al tratarse de un rediseño de esta herramienta, se realizan tests durante la fase de descubrimiento, que permiten conocer la experiencia actual de los usuarios y las principales áreas de mejora.

 

Test online para evaluar la actual sede electrónica de Gobierno de Aragón.

 

En el servicio de comunicación de apertura de centro de trabajo, se llevan a cabo los tests sobre la experiencia futura planteada en los prototipos, durante la fase alfa. Esto permite conocer si los usuarios se desenvuelven con facilidad antes de que la solución se desarrolle y poder implementar todos los cambios necesarios sin que estos supongan mucho tiempo o dinero.

 

Test con una usuaria del servicio de comunicación de apertura de centro de trabajo.

 

¿Cómo se hace?

Los pasos para preparar un test de usuario son los siguientes:

  1. Definir los objetivos del test: tener claro lo que queremos lograr con esta técnica para enfocar los siguientes pasos hacia ellos.
  2. Definir el tipo de test: existen diferentes modalidades de tests con usuarios y se eligen en función de los recursos, la disponibilidad y el alcance geográfico del proyecto. Se pueden diferenciar dos grandes modalidades, que son los tests presenciales y los tests remotos.
  3. Disponer del producto a testear: como comentábamos anteriormente, deberemos disponer del producto o prototipo que vamos a testear para que este pueda ser validado correctamente.
  4. Identificar los perfiles de usuario: para poder validar un diseño, es importante que este sea testeado por una muestra representativa de los usuarios reales o potenciales.
  5. Diseñar las tareas a realizar por los usuarios: deberán poner en contexto al usuario, ser realistas y comprensibles por los usuarios.
  6. Seleccionar y captar los usuarios: siete usuarios serán suficientes para detectar la mayoría de problemas de usabilidad que pueda tener nuestro prototipo. Estos usuarios deberán ser usuarios reales o potenciales de nuestro producto. 
  7. Preparar el espacio y los materiales: deberemos seleccionar la herramienta con la que vamos a realizar los tests y así registrar toda la información obtenida, y elegir un espacio libre de ruidos para que el usuario pueda concentrarse en realizar las tareas.

¡Todo listo! Ya podemos llevar a cabo el test. En este momento es importante transmitirle seguridad a los usuarios y recordarles que no les vamos a evaluar a ellos, sino al producto. Durante este test, el moderador le irá indicando las tareas a realizar mientras el observador registrará el máximo de información posible.

Una vez se finalicen todos los tests, tenemos a nuestra disposición toda la información obtenida y la analizamos en busca de las debilidades detectadas para plantear propuestas de mejora que aseguren una buena experiencia de usuario del producto final. 

Última actualización 7 julio 2020